Cargando el contenido...

Compartir
Compartir
2018-11-09    10:59:31

Fundación alemana Humboldt reconoce trabajo de astrónomo mexicano

México, 9 Nov (Notimex).- En reconocimiento a su trayectoria, en particular por sus revolucionarias aportaciones en torno al proceso de formación de las estrellas, el astrónomo mexicano Javier Ballesteros Paredes figura entre las listas de los investigadores reconocidos con el Premio Friedrich Wilhelm Bessel que otorga la Fundación Humboldt, en Alemania.

 

El especialista está adscrito al Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Morelia.

Para obtener dicho galardón, el investigador fue propuesto por Ralf Klessen, de la Universidad de Heidelberg; Mordecai Mac Low, del Planetario de Nueva York; Andreas Burkert, del Max Planck Institute; Lee Hartmann, de la Universidad de 1-frases-javball0718.pngMichigan, y Enrique Vázquez Semadeni, de la máxima casa de estudios, UNAM.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a través de su agencia informativa, informó que en la tesis doctoral “Propiedades físicas y estadísticas de las nubes, simulaciones numéricas del medio interestelar”, Ballesteros Paredes estudió las propiedades estadísticas de las estrellas y las nubes, comparando simulaciones numéricas con datos observacionales.

Fue así como documentó que las nubes son entidades más dinámicas de lo que se pensaba y que, en consecuencia, las estrellas se formaban mucho más rápido y se dispersaban también con relativa velocidad.

“Estas aportaciones significaron un cambio de paradigma, ya que la interpretación de un proceso de formación estelar cuasiestático, que demoraba mucho tiempo —hasta 30 millones de años—, se replanteó en una teoría opuesta —dos o tres millones de años— que postulaba un fenómeno mucho más veloz”, dijo.

Al presentarla en un congreso y ser cuestionado por investigadores de renombre, apareció nueva información que le permitió ampliar su trabajo. En ese momento, Lee Hartmann, uno de los investigadores que actualmente lo apoyó para el premio, sabía de la existencia de un problema que llevaba 20 años sin una solución convincente y le planteó que su teoría podría solucionarlo.

Las nubes moleculares no tienen estrellas con edades entre 10 y 30 millones de años de edad, solamente tienen estrellas de menos de tres millones de años. Esta falta de estrellas más viejas no se entendía, pues si las nubes forman estrellas durante toda su vida, se esperaba que existieran estrellas de entre 10 y 20 millones de años asociadas a nubes moleculares.

Gracias a su trabajo, este problema se resolvió de manera sencilla al plantear que las nubes en realidad se forman y destruyen en escalas de tiempo mucho menores. Esto dio origen al escenario de formación estelar rápida.

A esa línea de investigación, Javier Ballesteros Paredes realizó nuevas aportaciones en torno a la formación estelar a partir de simulaciones numéricas por computadora.

 

 


NTX/MSG/IE/RA

Compartir
Compartir