Cargando el contenido...

Compartir
Compartir
2018-05-15    15:19:32

Antes de abordar tema de abusos Papa pide a obispos chilenos meditar

Ciudad del Vaticano, 15 May (Notimex).- Al recibir por primera vez a 34 obispos chilenos, con quienes desea abordar la crisis que sacude a la Iglesia católica a causa de los abusos sexuales contra menores cometidos por clérigos en ese país, el Papa los instó a meditar y orar.

 Según informó el portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, el primer encuentro entre Francisco y los prelados tuvo lugar este día a las 16:00 horas local (15:00 GMT) en una salita anexa al Aula Pablo VI, el más grande auditorio del Vaticano.

“Esta tarde, el Papa ha entregado a cada uno de los obispos el texto con los temas de meditación; desde este momento y hasta la próxima reunión, se abre un tiempo dedicado exclusivamente a meditar y orar”, precisó el vocero.

Anticipó que el siguiente encuentro está previsto para la tarde de este miércoles 16 de mayo, al cual seguirán otras dos entrevistas el jueves 17 de mayo.

Apenas ayer, dos portavoces del episcopado chileno sostuvieron ante la prensa internacional que los obispos afrontan con “dolor y vergüenza” estas reuniones, que tienen como objetivo echar luz sobre los abusos de poder, de conciencia y sexuales que se han verificado en la Iglesia de ese país sudamericano en las últimas décadas.

Según había anticipado la propia Santa Sede, el líder católico quiere analizar junto con los obispos la responsabilidad “de todos y cada uno” en esas “heridas devastadoras”, así como estudiar de los cambios “adecuados y duraderos” que impidan la repetición de estos actos “siempre reprobables”.

La convocatoria fue lanzada por Jorge Mario Bergoglio en una dramática carta que él mismo escribió a los miembros de la Conferencia Episcopal Chilena el 8 de abril pasado y, en la cual, pidió perdón públicamente por haber cometido “graves equivocaciones” al evaluar la magnitud de la crisis por los abusos en el país.

En esa misiva reconoció haber tenido “falta de información veraz y suficiente” que lo llevó a cometer varios errores, el más clamoroso de ellos fue el nombramiento como obispo de Osorno de Juan Barros, por años el pupilo preferido del más famoso abusador, el otrora poderoso sacerdote Fernando Karadima.

Al menos durante tres años el Papa mantuvo en su puesto a Barros, pese a las protestas públicas y las incisivas críticas de las víctimas de Karadima. Estaba convencido que el obispo no era responsable en el encubrimiento de los abusos.

Pero en su visita apostólica a Chile, en enero pasado, se dio cuenta que sus informes no representaban la realidad y por eso, una vez de regreso al Vaticano, envió en “misión especial” a Santiago al arzobispo maltés Charles Scicluna y al sacerdote español Jordi Bertomeu.

Ellos le entregaron un informe de más de dos mil páginas producto de 64 testimonios pero, en las últimas semanas, el Papa ha seguido recibiendo “numerosos testimonios orales y escritos”.

Según reseñó el Vaticano, durante las reuniones de esta semana, Francisco analizará con los obispos chilenos los resultados de esos informes completos. Estará acompañado por el prefecto de la Congregación para los Obispos, cardenal Marc Ouellet.

“Es fundamental restaurar la confianza en la Iglesia mediante pastores buenos que testimonien con su vida el haber conocido la voz del buen pastor: que sepan acompañar el sufrimiento de las víctimas y trabajar de manera decidida e incansable en la prevención de los abusos”, indicó una nota vaticana, previa a la de este martes.

En ella añadió que el líder católico “agradece” la disponibilidad de los obispos a ponerse “a la escucha dócil y humilde del espíritu santo” y renueva su petición a todos los fieles católicos de Chile “a continuar en estado de oración para que tenga lugar la conversión de todos”.

“No está previsto que el Papa Francisco haga ninguna declaración ni durante ni después de las reuniones, que se desarrollarán en estricta confidencialidad”, precisó.


NTX/I/ABA/BGG/SJ

Compartir
Compartir